EL CONSTANTE CAMBIO DE LA CAPITAL

La Gran Vía de Madrid será transformada una vez más. Tras someter a voto popular la reforma de Plaza España, es el turno de la calle más conocida de la capital.

No será, ni mucho menos, la primera vez que se hagan grandes cambios en la emblemática calle. La última vez fue en 2009, cuando se quitó la fuente de Herrero Palacios. ¿El motivo de una nueva reforma? Una vez más, la actualización.

Siguiendo los pasos de ciertas líneas del metro, es necesario que esta zona del centro se actualice y adecue al ritmo de la capital y, guste o no, no hay nada que caracterice Madrid como la masificación debida al turismo. Con el aumento de visitantes año tras año, cada vez es más habitual encontrarse con un hormiguero urbano cada vez que se trata de ir al centro a dar una vuelta. Tener que caminar al ritmo de las miles de personas que van en la misma dirección es como un contrato invisible que se firma cuando se decide ir a cualquier tienda de la Gran Vía en fin de semana.

Ensanchar la acera mediante la reducción del número de carriles de la calzada es una medida que ya se ha puesto en práctica anteriormente de forma temporal, por ejemplo durante el pasado puente de la Constitución. Esto es algo que sería definitivo a partir de 2019, cuando se pretende que la reforma haya finalizado.

Gran Vía cerrada al tráfico privado el pasado diciembre - MAYA BALANYA vía ABC
Gran Vía cerrada al tráfico privado el pasado diciembre – MAYA BALANYA vía ABC

Pero el turismo no es la única razón de esta transformación. Por desgracia, otro de los grandes problemas a los que se ha enfrentado la capital en los últimos años es el alto nivel de contaminación. El irrefrenable aumento de estos niveles ha llevado a la administración a tomar medidas bastante originales, como permitir únicamente que los coches con matrícula par o impar (de forma alterna) accediesen al centro en los primeros días de 2017. La reducción de la calzada a cuatro carriles, así como la adición de un carril bici en ciertos tramos, pretende fomentar el uso del transporte público y la reducción del tráfico en el centro.

A esta renovación de la Gran Vía se le sumaría la de seis plazas cercanas, así como la de la ya mencionada Plaza España. Esperemos que todas estas nuevas reformas hagan de Madrid una ciudad más limpia y equilibrada, sin perder, por supuesto, su esencia. O por lo menos que podamos acercarnos a la entrada del Primark sin ser arrollados por una oleada de turistas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s